Medicamentos

CARBOLIT - Laboratorio Psicofarma

Laboratorio Psicofarma Medicamento / Fármaco CARBOLIT

Forma farmacéutica y formulación: Tabletas. Cada tableta contiene: Carbonato de Litio 300 mg. Excipiente cbp 1 tableta.

Indicaciones terapéuticas: CARBOLIT®contiene fármaco con actividad antimanía, antipsicótica y antidepresiva. CARBOLIT®es un medicamento de primera elección en el tratamiento agudo de los episodios de manía en el paciente hipomaniaco y en la profilaxis de la manía recurrente, en los desórdenes bipolares y/o el desorden afectivo tipo II. La administración del CARBOLIT®tiene las siguientes indicaciones adicionales, incluyendo el tratamiento agudo de la depresión mayor, prevención de la depresión mayor recurrente, psicosis esquizoafectiva, brotes de agresividad, síntomas periódicos que semejan histeria, fobias, obsesiones y comportamientos extravagantes, como cleptomanía, tensión premenstrual y en la cefalea de Horton; todos estos trastornos tienen en común periodos libres de patología. La acción de CARBOLIT®en estos padecimientos es profiláctica y su efecto se presenta en unas semanas a seis meses, disminuyendo considerablemente el número de episodios, su intensidad y su duración. El tratamiento combinado con CARBOLIT®se inicia generalmente con un neuroléptico (en caso de manía o psicosis esquizoafectiva) o con un antidepresivo tricíclico (en el caso de la depresión). Si está indicado el empleo del CARBOLIT®, éste se añadirá a tal medicación. Debe tenerse en cuenta que la combinación de CARBOLIT®con un neuroléptico o con un antidepresivo tricíclico, potencializa su efecto terapéutico, en cuyo caso es aconsejable disminuir su dosificación al momento de iniciar con CARBOLIT®. Más tarde, cuando se ha controlado el cuadro psicótico, el otro medicamento deberá eliminarse paulatinamente, dejando exclusivamente al paciente con la medicación con Litio. CARBOLIT®, sólo en la manía tiene efectos terapéuticos, pero debido a que se presentan de inmediato (de 5 a 10 días), es necesario en un principio la administración de un neuroléptico potente como el haloperidol o la trifluoperazina para controlar el cuadro completo. Dado que un solo episodio o brote de manía o depresión puede llegar a presentarse en la vida del paciente, sólo aquellos pacientes que tengan por lo menos dos internamientos en un lapso de dos años deben ser sometidos a un tratamiento con CARBOLIT®; sin embargo, este esquema no debe ser rígido, de allí que el médico debe valorar a cada paciente en particular. En algunos casos el CARBOLIT®debe ser tomado de por vida, sobre todo por aquellos pacientes que presentaron ya, varios episodios de manía. La terapia con CARBOLIT®tiene éxito en 70 a 90% de los pacientes, de ahí que en cierto número de ellos no se obtenga beneficio alguno, en estos pocos casos se necesita utilizar por tiempo prolongado un neuroléptico o un antidepresivo según se trate de manía o depresión; o de una terapia alternativa como la carbamazepina y/o clonazepam. Además se ha utilizado el CARBOLIT®con efectos modestos en epilepsia de lóbulo temporal, agresión en adultos y en niños, psicopatía y sociopatía, esquizofrenia aguda y crónica, catatonia periódica, alcoholismo y en trastornos motores como discinesia tardía, corea de Huntington y tortícolis espasmódica, psicosis por corticosteroides y el tratamiento empírico de la leucopenia, además de su uso en la endocrinología como antitiroideo.

Farmacocinética y farmacodinamia: Farmacocinética: Después de la administración de Litio vía oral, este principio activo es rápida y completamente absorbido en el tubo digestivo cuando se administra en forma de sales, alcanza concentraciones plasmáticas máximas entre 0.5 - 3 horas, su distribución en todo el organismo se completa en 6 a 10 horas y su unión a proteínas plasmáticas es nula. Las concentraciones más altas de este fármaco se han observado en huesos, tiroides, y determinadas zonas del cerebro, excediendo las concertaciones registradas en plasma. El Litio se excreta en forma inalterada predominantemente a través de la orina, se han detectado pequeñas cantidades en heces, saliva y sudor; se ha observado que atraviesa la barrera placentaria y se excreta a través de la lecha materna. Su vida media en pacientes con función renal normal es de 20 - 40 horas, pero aumenta con la función renal disminuida. En pacientes ancianos la vida media del fármaco es de aproximadamente 36 horas y de 40-50 horas en pacientes con insuficiencia renal. La excreción renal de Litio es proporcional a su concentración plasmática. Las concentraciones terapéuticas de mantenimiento habituales son del rango de 0.4 - 1 mmol/l, la concentración máxima de Litio no debe de exceder de 1.5 mmol/l debido a la posibilidad de desarrollar efectos tóxicos. Poblaciones especiales: El aclaramiento renal de Litio no es constante durante el embarazo; se ha observado que en la segunda mitad del embarazo el aclaramiento se incrementa gradualmente de un 30 - 50%, pero desciende de manera brusca y significativamente después del parto a los valores previos al embarazo. Farmacodinamia:El ión Litio (Li+) compite con otros cationes y altera el intercambio en la bomba Na+/K+, acción que afecta los sistemas de neurotransmisión, en particular el serotoninérgico. También inhibe la adenilato ciclasa, lo que disminuye la concentración tisular del AMP cíclico y en menor proporción del GMP cíclico. También cree que inhibe a la adenosin-trifosfato y aumenta el transporte de sodio en la membrana.

Contraindicaciones: CARBOLIT®está contraindicado en casos de hipersensibilidad al Litio o alguno de los componentes de la fórmula. Así mismo, está contraindicado en pacientes con historial de anuria y oliguria. En pacientes que padecen la enfermedad de Addison u otros trastornos relacionados con el equilibrio de sodio y en pacientes con hipotiroidismo no tratado. Este fármaco está contraindicado en pacientes con enfermedad cardiovascular, insuficiencia renal, debilidad severa y deshidratación. El uso CARBOLIT®está contraindicado en el embarazo y la lactancia, así como en menores de 12 años de edad. En caso de epilepsia, antecedentes de leucemia, parkinsonismo, infecciones intensas, enfermedad orgánica cerebral y la diabetes mal controlada CARBOLIT®está contraindicada.

Precauciones generales: El margen de seguridad entre la concentración terapéutica y la concentración tóxica es muy reducido, por lo que el tratamiento con Litio debe ser consultado con un especialista y el monitoreo de las concentraciones de plasmáticas debe realizarse en forma regular y en condiciones controladas. La eficacia y la seguridad de Litio en menores de 12 años no han sido establecidas. Debido a la posibilidad de presentarse bocio e hipotiroidismo la determinación periódica de la función tiroidea es necesaria. El tratamiento de pacientes con antecedentes de miastenia grave y pacientes ancianos debe realizarse con precaución. Los pacientes tratados con Litio cuyas actividades laborales requieran de la operación de maquinaria de precisión o conducción de vehículos, deben ser advertidos de que pueden experimentar un deterioro en su rendimiento, por lo que dicha actividades deben ser interrumpidas. En caso de que el paciente experimente vómito, diarrea, sudoración excesiva o cualquier otra afección que cause la pérdida de sodio, la disminución de la dosis o la discontinuación del tratamiento deben ser realizadas debido a la posibilidad de intoxicación por Litio. Los niveles elevados de sodio probablemente reducirían las concentraciones plasmáticas de Litio. Los pacientes tratados con Litio deben mantener una adecuada ingesta de líquido y evitar el incremento o disminución de la ingesta de sodio, debido a cambios en la dieta o toma de medicamentos que contengan sodio. Se debe tener precaución en pacientes que presenten daño cerebral orgánico y enfermedad cardiaca. A fin de evitar una recaída, la retirada del tratamiento con Litio debe realizarse en forma gradual. En pacientes que serán sometidos a terapia electroconvulsiva (TEC) la administración de Litio debe ser discontinuada por lo menos una semana antes de iniciar y de que el sodio sea retenido por varios días. La capacidad para tolerar Litio se incrementa durante la fase maniaca aguda y disminuye cuando los síntomas maniacos aminoran. Se debe determinar frecuentemente el funcionamiento cardiaco y renal antes de iniciar el tratamiento en las enfermedades que modifiquen los electrólitos, principalmente el sodio y el potasio (pielonefritis, diarrea, vómitos, etc.), el paciente debe ser vigilado estrechamente y debe ser sometido a frecuentes controles de la litemia. Los desordenes subyacentes previamente existentes no necesariamente constituyen una contraindicación para el tratamiento con Litio, en el hipotiroidismo, el monitoreo de la función tiroidea durante la estabilización y mantenimiento de Litio permite la corrección de los cambios de los parámetros tiroideos, si existen, donde el hipotiroidismo ocurre durante la estabilización y mantenimiento el Litio, el tratamiento tiroideo suplementario debe ser usado.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Este fármaco es clasificado por la FDA como categoría D. El uso de CARBOLIT®durante el embarazo está contraindicado. Las dosis superiores de Litio que pueden ser necesarias para compensar el aumento de su aclaramiento durante la segunda mitad del embarazo pueden producir efectos tóxicos. Generalmente se considera conveniente la interrupción del tratamiento con Litio durante los últimos días del embarazo para reducir el riesgo de toxicidad materna debido a la acumulación de este fármaco. Se ha descrito polihidramnios en el último trimestre del embarazo, atribuido a la toxicidad fetal por Litio. La reducción de la dosis durante los últimos días de embarazo ayuda también a reducir las concentraciones de Litio en el recién nacido y evitar los efectos adversos relacionados. Los efectos adversos descritos en los recién nacidos expuestos a Litio in utero son: cianosis, letargo, flacidez, hipotonía, reflejos faríngeos y de succión débiles, problemas de alimentación, bradicardia, taquicardia, bocio, hipotiroidismo, diabetes nefrógena e ictericia, también se ha reportado síntomas de abstinencia. Litio se distribuye a través de la leche materna, por lo que este fármaco está contraindicado durante la lactancia. En caso de que la paciente requiera del tratamiento con Litio, el médico debe valorar con precaución la discontinuación del tratamiento o la suspensión de la lactancia. El neonato puede experimentar, con la administración de Litio durante la lactancia, los siguientes síntomas: hipotonía, hipertermia, bradicardia, soplos cardiacos e inversión de la onda T en el ECG y otros signos. Debido a sus efectos teratogénicos, las pacientes en tratamiento con CARBOLIT®deben evitar el embarazo con la ingesta de anticonceptivos. En caso de que la paciente quede embarazada debe informar inmediatamente a su médico.

Reacciones secundarias y adversas: La toxicidad de CARBOLIT®está estrechamente relacionada con los niveles del Litio en el plasma pero pueden ocurrir también cerca de los niveles terapéuticos. A niveles plasmáticos de Litio menores de 1.5 mEq/L, se presentan comúnmente náuseas, vómito, diarrea, poliuria, polidipsia, temblor, ganancia de peso, leucocitosis, trombocitosis, hipercalcemia y también se ha reportado hipercalemia. En niveles plasmáticos de Litio entre 1.5 a 2 mEq/L, se observan los efectos gastrointestinales más severos y los efectos de neurotoxicidad (adormecimiento, temblores, hipertonicidad y disartria). Cuando el paciente necesite ser operado o narcotizado, se debe retirar CARBOLIT®tres días antes de tal acontecimiento para readministrarlo en la convalecencia. Los efectos adversos por el uso crónico incluyen el hipotiroidismo y menos frecuente, la necrosis tubular renal. En niveles plasmáticos de Litio mayores de 2 mEq/L, se presentan los efectos cardiovasculares (arritmias, bloqueo AV, bradicardia y miocarditis). La intoxicación severa puede conducir a confusión, estupor, convulsiones, hipotensión y coma.

Interacciones medicamentosas y de otro género: Diversos estudios clínicos han demostrado una potenciación de los efectos antimaníacos cuando se combina CARBOLIT®y fenotiazinas, esto puede deberse a que las fenotiazinas in vitroaumentan la cantidad de CARBOLIT®que se acumula en los eritrocitos. Cuando se combina con butirofenonas como el haloperidol, excepcionalmente se ha visto un cuadro encefalopático caracterizado por debilidad, estado confusional, fiebre, síntomas extrapiramidales marcados, leucocitosis, incremento de las enzimas plasmáticas y abatimiento de la glucosa; pudiendo llegar a daño cerebral irreversible. Aun cuando no se ha descrito este cuadro para el resto de los neurolépticos, es posible que lo puedan desencadenar, de tal manera que bajo dicha combinación, el médico deberá estar atento y, ante la presencia de cualquiera de estos signos, suprimir la medicación. CARBOLIT®inhibe la acción anticonvulsiva de la acetazolamida y posiblemente de otros antiepilépticos; potencializa el bloqueo neuromuscular de la succinilcolina y el decametonio. Si se administra con clorpromazina, este neuroléptico disminuye en el plasma hasta 40%. La carbamazepina incrementa el riesgo de neurotoxicidad. El bicarbonato de sodio, la teofilina, la aminofilina y la cafeína incrementan la eliminación de CARBOLIT®con el consiguiente decremento del efecto terapéutico. Por el contrario, los diuréticos tiazídicos y otros saluréticos impiden la excreción de CARBOLIT®, pudiendo llegar a niveles tóxicos. Por lo tanto, se debe determinar su concentración plasmática dos veces por semana y ajustar las dosis según sea el resultado de estas determinaciones. La administración conjunta de compuestos yodatados (yoduro de potasio) pueden provocar hipotiroidismo. La indometacina y otros antiinflamatorios no esteroides incrementa los niveles plasmáticos del Litio hasta en 50% de allí que se recomiende una valoración plasmática cuando se agreguen medicamentos que intervengan en la farmacocinética del Litio. Si la diabetes insípida provocada por el Litio es de importancia, se puede corregir con carbamazepina. La carbamazepina restaura el funcionamiento renal porque incrementa la sensibilidad renal a la hormona antidiurética.

Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: A la fecha se ha reportado únicamente un caso de trombocitopenia tras la reanudación del tratamiento con Litio después de un intervalo de varias semanas sin tratamiento en un paciente. La retirada de Litio produjo una mejora del recuento plaquetario, pero el recuento descendió cuando se reinstauró el tratamiento con Litio. La leucocitosis puede manifestarse con el uso de Litio. Pese a que no se ha confirmado que Litio produzca leucemia, informes preliminares han mencionado anemia megaloblástica y aplásica y un caso de anemia hemolítica mortal. El tratamiento crónico con CARBOLIT®puede provocar lesión renal, incremento de la concentración de creatinina sérica y reducción de la depuración a la creatinina.

Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Existen reportes relacionados con la administración de Litio durante el embarazo que indican un incremento en el riesgo de anomalías congénitas, principalmente afecciones cardiacas. Sin embargo, un estudio prospectivo realizado en 138 mujeres embarazadas tratadas con Litio no se detectó un efecto teratogénico importante, por lo que las mujeres con trastornos afectivos podían mantener el tratamiento con Litio durante el embarazo siempre y cuando se realizaran pruebas de detección fetal adecuadas. Posteriormente en otro estudio se concluyó que el riego teratogénico no era potencial, pero que sería prudente que las mujeres que desearan quedar embarazadas interrumpieran el tratamiento con Litio, a ser posible, al menos durante el periodo de embriogénesis, no sin antes consultar a su médico. A la fecha existen pocas pruebas de que el tratamiento con Litio durante el embarazo incremente el riesgo de macrosomía fetal, parto prematuro y mortalidad perinatal. Litio no parece interferir en la función sexual en la mayoría de los pacientes, pero se han reportado casos aislados de impotencia y pérdida de la libido. Estudios in vitrohan demostrado que a concentraciones comparables a las que se alcanzan en el semen, el Litio puede inhibir la motilidad del esperma, pero se consideró improbable que las concentraciones encontradas en la mucosa cervicovaginal afecten la motilidad.

Dosis y vía de administración: Adultos: Los enfermos con tratamiento profiláctico o en tratamiento para evitar la recurrencia de la depresión. Oral. Se inicia con 600 a 1800 mg de CARBOLIT®(2 a 6 tabletas). Posteriormente se ajusta la dosis a una concentración de Litio en la sangre de 0.6 a 0.8 mEq/L (que se obtiene aproximadamente con 2 a 4 tabletas al día). Estados maníacos agudos o la fase aguda de la manía en pacientes con enfermedad depresiva bipolar. Dosis de 300 a 600 mg de CARBOLIT®tres veces al día; esta dosis se debe ajustar de acuerdo a la tolerancia y necesidades del paciente. La dosis media de sostén es de 300 mg tres veces al día. En cualquier caso, los niveles séricos del Litio deben ser siempre inferiores a 1.5 mEq/L. Se requiere una reducción de la dosis a la mitad en el paciente anciano y en el paciente con disfunción renal de acuerdo a la severidad de ésta. Los enfermos con tratamiento profiláctico, deben ser instruidos sobre los signos tempranos que pueden indicar intoxicación y debe hacérseles un reconocimiento clínico y de laboratorio periódico (función renal y tiroidea). Los alimentos que ingiera el paciente deben estar bien equilibrados para mantener un consumo de sodio normal y un consumo abundante en agua. Niños:No se aconseja su uso en menores de 12 años.

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Los niveles séricos del Litio superiores a 1.8 mEq/L (en el anciano, 1 mEq/L) pueden desencadenar vómito, diarrea, temblor grueso, incluso asterixis, debilidad muscular, pérdida de la coordinación, ataxia, afasia, visión borrosa, somnolencia, mareos, confusión mental, crisis convulsivas y coma. Estos síntomas suelen mimetizar una hemorragia cerebral, en cuyo caso es necesario suspender inmediatamente la administración de CARBOLIT®. Si no se produce mejoría y la intoxicación es moderada (2 mEq/l) es conveniente administrar dos litros de solución salina por vía endovenosa durante 4 horas. Diuréticos como la urea, el manitol y la aminofilina incrementan la excreción del Litio. En caso de una intoxicación severa (4 mEq/L), la diálisis es el tratamiento indicado. La presión venosa central, los electrólitos, la administración de líquidos y la excreción urinaria de sodio deben controlarse adecuadamente, como en cualquier otro tipo de intoxicación; en caso de que el paciente tomase muchas tabletas con fines suicidas, el lavado gástrico se recomienda, si todavía no se absorben. En algunos pacientes se pueden desarrollar alteraciones permanentes en el SNC después de la intoxicación con Litio.

Presentación(es): Caja con 50 y 100 tabletas de 300 mg. Todas las presentaciones en tiras de celopolial y envase de burbuja (PVC-Aluminio).

Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco. Protéjase de la luz.

Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica que podrá surtirse en tres ocasiones con vigencia de 6 meses. No se deje al alcance de los niños. No se use durante el embarazo y la lactancia, ni en menores de 12 años.

Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: PSICOFARMA, S. A. de C. V. Calz. de Tlalpan No. 4369, Col. Toriello Guerra Deleg. Tlalpan, C.P. 14050. México, D.F.

Número de registro del medicamento: 118M83 SSA III

Clave de IPPA: DEAR 05330060103213/2006

Tabletas liberación controlada

Denominación genérica: Carbonato de litio.

Forma farmacéutica y formulación: Tabletas liberación controlada. Cada tableta contiene: Carbonato de Litio 300 mg y 450mg. Excipiente cbp 1 Tableta.

Indicaciones terapéuticas: CARBOLIT®es un estabilizador del estado de ánimo con propiedades antimaníacas, antipsicóticas y antidepresivas, indicado para el tratamiento y profilaxis de la recurrencia de los episodios agudos de manía e hipomanía y del trastorno afectivo bipolar tipo I y II. CARBOLIT®también está indicado para el tratamiento de episodios agudos y prevención de la recurrencia de la depresión mayor, psicosis esquizoafectiva, agresividad, síntomas relacionados a la histeria, fobias, obsesiones, trastorno disfórico premenstrual, cefalea de Horton y algunas conductas anormales como cleptomanía. CARBOLIT®puede ser empleado además en epilepsia de lóbulo temporal, conducta agresiva del adulto, psicopatía, sociopatía, esquizofrenia aguda y crónica, catatonia periódica, alcoholismo y en trastornos motores como discinesia tardía, corea de Huntington, tortícolis espasmódica, psicosis por corticosteroides, en el tratamiento empírico de la leucopenia y como antitiroideo.

Farmacocinética y farmacodinamia: CARBOLIT®a partir de su forma farmacéutica modificada presenta una vida media larga de 33-40 horas versus 20 horas de la presentación de liberación inmediata, sin efecto acumulativo aún en tratamientos prolongados, así como una reducción de la proporción pico-valle en los niveles plasmáticos relacionada con menores efectos adversos y el mantenimiento de niveles sanguíneos estables asociados a un efecto terapéutico sostenido bajo en fluctuaciones. Carbolit®está conformado por una matriz polimérica que envuelve las partículas del fármaco qué permite la liberación lenta y constante del principio activo. Después de su administración por vía oral, es absorbido en un 60 a 90% en el tubo digestivo, los alimentos parecen no afectar su biodisponibilidad. los preparados de litio modificados a la forma de liberación controlada (CARBOLIT®) presentan, en comparación con el carbonato de litio de liberación inmediata o convencional, una reducción de la proporción pico-valle en la tasa de absorción, lo que permite retardar ésta y en consecuencia se obtiene una concentración plasmática estable del litio evitando fluctuaciones asociadas con estados sintomáticos en las fases valle y presencia de efectos adversos en los picos de concentración plasmática. Cuando se administra el carbonato de litio en forma de liberación controlada (Carbolit®) su absorción es retrasada y controlada, alcanzando concentraciones plasmáticas máximas entre 4 y 12 horas. El litio se difunde extensamente en la mayoría de los tejidos y fluidos corporales llegando rápidamente a tiroides, hueso y tejido cerebral, las concentraciones en estos tejidos son a menudo 50% mayores que las concentraciones plasmáticas, el litio se distribuye de manera lenta y en menor cantidad en el corazón, pulmón, riñón y músculos. Su paso a través de la barrera hematoencefálica es lento y por difusión pasiva. Su distribución en todo el organismo se completa en 6 a 10 horas y su unión a proteínas plasmáticas es nula. En el LCR, el litio tiene una concentración 40-50 % menor que la plasmática. El equilibrio en la distribución se alcanza entre 5 y 7 días, luego de instaurado el tratamiento en forma continuada. El litio no es metabolizado. se realiza en dos fases: una inicial donde se excreta del 30-70% de la dosis en pacientes con función renal normal, cuya duración es entre 6 y 12 horas y del 50 al 80% dentro de las 24 horas, el litio restante es eliminado lentamente en aproximadamente 10 a 14 días. La eliminación es renal en el 95% y el 5% restante se elimina por la saliva, heces y sudoración. Se ha observado que atraviesa la barrera placentaria y se excreta a través de la lecha materna. Su vida media de eliminación en pacientes con función renal normal es de 33 - 40 horas, pero aumenta con la función renal disminuida. En pacientes ancianos la vida media de eliminación del fármaco es de aproximadamente 36 horas y de 40-50 horas en pacientes con insuficiencia renal. El litio tiene numerosos efectos farmacodinámicos a nivel celular, a continuación se describen los mecanismos que han sido mayormente aceptados como responsables de su acción terapéutica. El ión Litio (Li+) es un catión monovalente que es capaz de pasar por los canales de Na+dependientes de voltaje, pero no por los de potasio, pudiendo alterar los procesos de cambios iónicos. Se ha sugerido igualmente, que el litio podría competir con los sitios de fijación del calcio y afectar la liberación (dependiente del Ca++) de los neurotransmisores. El carbonato de litio inhibe e interactúa con segundos mensajeros como la adenilciclasa, lo que disminuye la concentración tisular del AMP cíclico y en menor proporción del GMP cíclico. También inhibe al ATP y aumenta el transporte de sodio en la membrana. Estas acciones del litio afectan la fisiología y el metabolismo neuronal lo cual se traduce en menor estimulación de la célula nerviosa. Disminuye la concentración, almacenamiento y liberación de dopamina y noradrenalina en el SNC, al mismo tiempo que aumenta la síntesis de serotonina. Existen datos qué sugieren una relación entre el efecto antiagresivo del litio y los niveles incrementados de serotonina, evidenciada por un aumento de los niveles de su metabolito el 5-HIAA (Acido 5-hidroxi-indolacetico) en LCR. El litio disminuye los niveles de testosterona, efecto también relacionado con su acción antiagresiva. Actúa, además, al nivel de las hormonas tiroideas, disminuyendo los niveles séricos, y de la glándula pineal, produciendo un aumento de los niveles de melatonina. El litio, asimismo, inhibe a la enzima inositol-monofosfato-fosfatasa que hidroliza los fosfatidil-inositoles y disminuye la formación de inositol libre, necesario para la continuación del ciclo, disminuyendo los altos niveles de estimulación presentes en la manía. en relación con la atrofia neuronal encontrada en el hipocampo de pacientes con trastornos afectivos, recientemente se ha demostrado que el litio mejora el metabolismo no solo a nivel hipocampal sino también en toda la red neuronal cerebral al favorecer la expresión de protectores tróficos como el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) y proteínas antiapoptóticas como BCL-2, bloqueando la presencia de factores atróficos como la glucógeno quininógeno sintetasa 3 beta (GSK-3b), una quinasa cuya sobreexpresión potencia determinados procesos apoptóticos obteniéndose en consecuencia una mejoría en la fisiología, metabolismo y plasticidad neuronal (neurogénesis). El litio también normaliza el sueño en pacientes deprimidos al actuar en los ritmos circadianos (ciclo sueño-vigilia) que se encuentran alterados en los trastornos afectivos.

Contraindicaciones: CARBOLIT®está contraindicado en casos de hipersensibilidad al Litio o alguno de los componentes de la fórmula. Así mismo, está contraindicado en pacientes con historia de anuria y oliguria. En pacientes que padecen la enfermedad de Addison y otros trastornos relacionados con el equilibrio de sodio y en pacientes con hipotiroidismo no tratado. Este fármaco está contraindicado en pacientes con enfermedad cardiovascular, insuficiencia renal, debilidad severa y deshidratación. El uso de CARBOLIT®está contraindicado en el embarazo y la lactancia, así como en menores de 12 años de edad ya que no se cuenta con estudios controlados que proporcionen información clara con respecto a la seguridad y la eficacia del litio en esta población.

Precauciones generales: El paciente debe ser vigilado estrechamente y efectuar determinaciones frecuentes de su litemia debido a que el margen de seguridad entre la concentración terapéutica y la concentración tóxica es reducido, por lo cual, durante el tratamiento con Litio debe ser monitoreada la concentración plasmática (las concentraciones terapéuticas de mantenimiento habituales son del rango de 0.4 -1mEq/L), debiendo realizarse esta 2 veces por semana durante la fase aguda de la terapia hasta que las concentraciones séricas y clínicas del paciente sean estabilizadas. En caso de que el paciente experimente vómito, diarrea, sudoración excesiva o cualquier otra afección que cause la pérdida de sodio, la disminución de la dosis o la descontinuación del tratamiento deben ser realizadas debido a la posibilidad de intoxicación por Litio. Los pacientes tratados con Litio deben mantener una adecuada ingesta de líquido (2500 a 3000 ml/día) y evitar el incremento o disminución de la ingesta de sodio, debido a cambios en la dieta o toma de medicamentos que lo contengan, ya que los niveles elevados de sodio probablemente reducen las concentraciones plasmáticas de Litio. Para prevenir la acción laxativa, disminuir las molestias gastrointestinales (náuseas - diarrea) y los temblores en extremidades y aumentar la absorción se recomienda ingerir las tabletas completas sin masticar después o durante las comidas acompañadas con abundante agua. Los enfermos con tratamiento profiláctico, deben ser instruidos sobre los signos tempranos que pueden indicar intoxicación y realizarles reconocimientos clínicos y de laboratorio periódicos (función renal y tiroidea). A fin de evitar una recaída, la suspensión del tratamiento con Litio debe realizarse en forma gradual. Los desórdenes subyacentes previamente existentes no necesariamente constituyen una contraindicación para el tratamiento con Litio, Se debe tener precaución en pacientes que presenten daño cerebral orgánico, enfermedad cardiaca, miastenia grave y ancianos por lo que se debe valorar frecuentemente el funcionamiento cardiaco y renal antes de iniciar y durante cualquier tratamiento con carbonato de litio. Estas precauciones se deberán observar también en pacientes con enfermedades que modifiquen los electrólitos, principalmente el sodio y el potasio (pielonefritis, diarrea, vómitos, etc.) por lo cual se recomienda realizar periódicamente, exámenes de laboratorio y gabinete que incluyan depuración de creatinina y electrocardiograma. Debido a la posibilidad de presentarse bocio e hipotiroidismo durante los períodos de estabilización y mantenimiento con carbonato de litio es indispensable la determinación periódica de la función tiroidea ya que permite corregir los cambios de los parámetros tiroideos, cuando el hipotiroidismo se presenta por el empleo de Litio, deberá emplearse tratamiento tiroideo suplementario. En pacientes que serán sometidos a terapia electroconvulsiva (TEC) la administración de Litio debe ser descontinuada por lo menos una semana antes de iniciarse, del mismo modo, cuando el paciente necesite ser intervenido quirúrgicamente o sedado, se debe retirar CARBOLIT®tres días antes para readministrarlo en la convalecencia. La monoterapia con CARBOLIT®tiene éxito hasta del 70 a 90% de los pacientes, sin embargo, cuando en algunos de ellos no se obtenga el resultado terapéutico, se requiere de tratamiento combinado con un antipsicótico (en caso de manía o psicosis esquizoafectiva) o con un antidepresivo (en caso de trastorno depresivo). Los pacientes tratados con Litio cuyas actividades laborales requieran de la operación de maquinaria de precisión o conducción de vehículos, deben ser advertidos de que pueden experimentar un deterioro en su rendimiento.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Este fármaco es clasificado por la FDA como categoría D. El uso del carbonato de litio durante el embarazo está contraindicado ya que ha sido relacionado con la posibilidad de ocasionar daño fetal. El litio se ha vinculado con la presencia de malformaciones cardíacas y en especial con la producción de la Anomalía de Ebsteins (malformación tricuspídea), no obstante, si su uso es requerido en pacientes embarazadas, deberá existir una valoración previa en la que a juicio del médico tratante, el beneficio supere el riesgo. En caso de que la paciente quede embarazada, debe informar inmediatamente a su médico quien a su vez deberá advertirle sobre los posibles riesgos tóxicos para el producto. La administración de carbonato de litio es considerada incompatible con la lactancia debido a que la concentración del litio alcanzada en la leche materna y en el niño son similares (40% de los niveles séricos maternos) y aunque no hay reportes de daño en lactantes, para evitar efectos adversos serios en el niño, se debe interrumpir la lactancia.

Reacciones secundarias y adversas: La ocurrencia y la severidad de reacciones adversas están generalmente relacionadas con las concentraciones séricas del litio, y a la sensibilidad del paciente. Reacciones Leves:(Niveles séricos de 1.5 a 2.0 mEq/l). Moderadas:(Niveles séricos sobre 2.0 mEq/l). Severas:(Niveles séricos ≥3.0 mEq/l). Estos efectos descienden con el tratamiento continuado o una reducción temporal de dosis. Si persisten, la terapia de litio puede suspenderse. Concentraciones séricas terapéuticas (0.4-1 mEq/l): Frecuentes: polidipsia, poliuria, temblor fino, gastritis y edema. Ocasionales: acné, exacerbación de psoriasis, diarrea leve, aumento de peso, edema de tobillos o muñecas, cefalea, vértigo, hiperparatiroidismo con hipercalcemia, leucocitosis debilidad muscular, somnolencia, letargo, náuseas transitorias, hipermagnesemia, arritmia cardiaca con cambios en el ECG. Concentraciones séricas tóxicas (por encima de 1.5 mEq /l): Confusión, vómito, ataxia, disartria. Síntomas extrapiramidales, incontinencia, ansiedad, confusión, estupor, tinnitus, alteraciones de la cognición, acufenos, visión borrosa, nistagmo, reacciones extrapiramidales, convulsiones, psicosis toxica y coma. A cualquier concentración sérica: Ocasionales: bocio, hipotiroidismo, leucocitosis, diabetes insípida nefrogénica, acidosis tubular renal, sabor metálico, foliculitis, sialorrea, alopecia. Raras: insuficiencia renal aguda, deterioro progresivo de la función renal, síndrome de raynaud Hipoglucemia, aumento de presión intracraneal, papiledema, ampliación del punto ciego, constricción del campo visual, atrofia óptica, exoftalmos, hipertiroidismo, hiperparatiroidismo, síndrome neuroléptico maligno.

Interacciones medicamentosas y de otro género: Diversos estudios clínicos han demostrado una potenciación de los efectos antimaniacos cuando se combina CARBOLIT®y fenotiazinas, esto puede deberse a que las fenotiazinas in vitroaumentan la cantidad del fármaco que se acumula en los eritrocitos. CARBOLIT®inhibe la acción anticonvulsiva de la acetazolamida y posiblemente de otros antiepilépticos; potencializa el bloqueo neuromuscular de la succinilcolina y el decametonio. Si se administra con clorpromazina, este antipsicótico disminuye en el plasma hasta en un 40%. La carbamazepina incrementa el riesgo de neurotoxicidad. El bicarbonato de sodio, la teofilina, la aminofilina y la cafeína incrementan la eliminación de CARBOLIT®con el consiguiente decremento del efecto terapéutico. Por el contrario, los diuréticos tiazídicos y otros natriuréticos impiden la excreción de CARBOLIT®, pudiendo llegar a niveles tóxicos. La administración conjunta de compuestos yodatados (yoduro de potasio) puede provocar hipotiroidismo. La indometacina y otros antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno, ketoprofeno incrementan los niveles plasmáticos del Litio hasta en 50%. de ahí que se recomiende una valoración plasmática cuando se agreguen medicamentos que intervengan en su farmacocinética. Si la diabetes insípida provocada por el Litio es de importancia, se puede corregir con carbamazepina. La carbamazepina restaura el funcionamiento renal porque incrementa la sensibilidad renal a la hormona antidiurética. Así mismo, se debe prestar atención al respecto de alteraciones en su farmacocinética cuando se administre el carbonato de litio con: IECAS, calcioantagonistas, ISRS, metronidazol y anfetamínicos. Cuando se requiera emplear de forma concomitante CARBOLIT®con un antipsicótico o con un antidepresivo, es necesario valorar la dosis de CARBOLIT®ya que se puede potencializar su efecto terapéutico.

Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: A la fecha se ha reportado únicamente un caso de trombocitopenia tras la reanudación del tratamiento con Litio después de un intervalo de varias semanas sin tratamiento. Al suspender el tratamiento con Litio se produjo una mejora del recuento plaquetario, pero nuevamente descendió cuando se reinstauró el tratamiento con Litio. La leucocitosis puede manifestarse con el uso de Litio. Informes preliminares han mencionado anemia megaloblástica y aplásica y un caso de anemia hemolítica. El tratamiento crónico con CARBOLIT®puede provocar, incremento de la concentración y reducción de la depuración de creatinina.

Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: No se conoce de manera bien establecida si el litio es mutagénico o carcinogénico. El litio ha sido reportado ocasionalmente como posible inductor de discrasias sanguíneas como la leucemia aguda, sin embargo, no ha sido demostrada la relación del litio como el agente causal de la misma. La acción teratogénica del litio durante el primer trimestre de embarazo ha sido bien establecida, por lo que es necesario advertir de este tipo de riesgo a las mujeres en edad fértil, que reciben este tratamiento. El efecto del litio sobre la fertilidad humana no se conoce, sin embargo, en estudios con animales de experimentación, el litio ha inducido efectos adversos en la anidación y viabilidad embrionaria.

Dosis y vía de administración: Oral. Adultos: Las concentraciones terapéuticas habituales son del rango de 0.4 -1 mEq /L; la concentración máxima de Litio no debe de exceder de 1.5 mEq /L debido a la posibilidad de desarrollar efectos tóxicos. Por lo cual la dosis debe ser individualizada de acuerdo a las concentraciones plasmáticas, tolerancia y respuesta clínica de cada paciente. Estados maníacos agudos o fase aguda de la manía en el trastorno afectivo bipolar: Se inicia con 600 a 1800 mg al día. Las presentaciones de liberación controlada (CARBOLIT®) se administran usualmente 2 veces al día. Tratamiento profiláctico a largo plazo de la manía: La dosis media de sostén es de 900 a 1200 mg diarios. Las presentaciones de liberación controlada (CARBOLIT®) se administran usualmente 2 veces al día. Se requiere una reducción de la dosis a la mitad en el paciente anciano y en el paciente con disfunción renal de acuerdo a la severidad de ésta.

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Los niveles séricos del Litio superiores a 1.8 mEq/L (en el anciano, 1 mEq/L) pueden desencadenar vómito, diarrea, temblor grueso, incluso asterixis, debilidad muscular, pérdida de la coordinación, ataxia, afasia, visión borrosa, somnolencia, mareos, confusión mental, crisis convulsivas y coma. Estos síntomas suelen mimetizar una hemorragia cerebral, en cuyo caso es necesario suspender inmediatamente la administración de CARBOLIT®. Si no se produce mejoría y la intoxicación es moderada (2 mEq/l) es conveniente administrar dos litros de solución salina por vía endovenosa durante 4 horas. Los diuréticos osmóticos incrementan la excreción del Litio. Se ha usado también con éxito la furosemida para incrementar el aclaramiento del litio. En caso de una intoxicación severa (4 mEq/L), la diálisis es el tratamiento indicado. La presión venosa central, los electrólitos, la administración de líquidos y la excreción urinaria de sodio deben controlarse adecuadamente, como en cualquier otro tipo de intoxicación; en caso de que el paciente tomase muchas tabletas con fines suicidas, el lavado gástrico se recomienda, si todavía no se absorben. En algunos pacientes se pueden desarrollar alteraciones permanentes en el SNC después de la intoxicación con Litio.

Presentación(es): Venta Público: Caja con 50 y 100 tabletas de 300 mg y 450 mg. Exportación: Caja con 50 y 100 tabletas de 300 mg y 450 mg. Todas las presentaciones envase de burbuja (PVC-Aluminio).

Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco. Protéjase de la luz.

Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica que podrá surtirse en tres ocasiones con vigencia de 6 meses. No se deje al alcance de los niños. No se use durante el embarazo y la lactancia, ni en menores de 12 años.

Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: PSICOFARMA, S. A. de C. V. Calz. de Tlalpan No. 4369. Col. Toriello Guerra Deleg. Tlalpan. C.P. 14050. México, D.F.

Número de registro del medicamento: 118M83 SSA III

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con CARBOLIT .

2