Medicamentos

NEURAUXA - Laboratorio Pisa

Laboratorio Pisa Medicamento / Fármaco NEURAUXA

Forma farmacéutica y formulación: Solución inyectable. Cada jeringa prellenada contiene: Interferón beta-1a (22 mg) 6´000 000 UI y (44 mg) 12´000 000 UI. Vehículo cbp 0.5 ml.

Indicaciones terapéuticas: El interferón beta-1a está indicado para el tratamiento de los diferentes tipos de esclerosis múltiple recurrente con el propósito de reducir la progresión de la discapacidad física, el daño transaxonal y la atrofia cerebral causada por la esclerosis múltiple, además de disminuir la frecuencia de exacerbaciones clínicas. Se ha utilizado en pacientes con la variante crónica progresiva aunque no se ha establecido en esos casos la seguridad y eficacia.

Farmacocinética y farmacodinamia: Los interferones pertenecen a una familia de proteínas y glucoproteínas que son producidas de manera natural por las células eucariotas en respuesta a infecciones virales y otros inductores biológicos. El interferón beta es producido por varios tipos celulares incluyendo fibroblastos y macrófagos. El interferón beta natural y el interferón beta-1a intramuscular están glucosilados; cada uno contiene una sola molécula de carbohidratos compleja unida a N. La glucosilación de otras proteínas se sabe que afecta su estabilidad, actividad, biodistribución y vida media en sangre. Sin embargo los efectos de la glucosilación del interferón beta sobre esas proteínas no han sido definidas completamente. El interferón no se absorbe en el tubo digestivo. Se absorbe alrededor del 50% de una dosis subcutánea o intramuscular de interferón beta. Para algunas especialidades de interferón beta-1a, la biodisponibilidad y el área bajo la curva de concentración plasmática-tiempo son equivalentes tanto en administración subcutánea como intramuscular, si bien para otras la administración intramuscular proporciona valores superiores a los obtenidos por vía subcutánea. La concentración sérica máxima de interferón beta-1a se alcanza 3 horas después de la inyección subcutánea y entre 5 y 15 horas después de la inyección intramuscular. La semivida de eliminación del interferón beta-1a es de unas 10 horas. Actividad biológica:Los interferones son citocinas que median actividades antivirales, antiproliferativas e inmunomoduladoras en respuesta a infecciones virales y otros inductores biológicos. Se han destacado tres interferones principales: Alfa, Beta y Gamma; los dos primeros constituyen la clase tipo I de interferones y el tercero la clase tipo II; todos tienen actividad biológica que se traslapa, pero que es claramente distintiva. El interferón ejerce sus efectos biológicos por unirse a receptores específicos sobre la superficie de las células humanas. Tal unión inicia una cascada compleja de eventos intracelulares que conducen a la expresión de numerosos productos de genes y marcadores inducidos por interferón, entre los que se incluye 2´ 5´-oligoadenilato sintetasa B2-microglobulina y neopterina, que han sido medidos en el suero y la fracción celular de la sangre colectada de pacientes tratados con Interferón beta-1a. Las proteínas especificas inducidas por interferón y los mecanismos por los cuales Interferón beta-1a ejercen sus efectos en la esclerosis múltiple no han sido totalmente definidos. Farmacocinética: No se ha evaluado la farmacocinética del interferón beta-1a en pacientes con esclerosis múltiple; pero se han investigado los perfiles farmacocinéticos y farmacodinámicos del interferón beta-1a en sujetos sanos. No se conoce la eficacia y seguridad del tratamiento con Interferón beta-1a más allá de dos años. El interferón beta-1a se metaboliza y excreta principalmente por el hígado y los riñones.

Contraindicaciones: Interferón beta-1a está contraindicado en pacientes con una historia de hipersensibilidad a interferón beta-1a natural o recombinante, albúmina humana o cualquier otro componente de la formula farmacéutica. El interferón beta-1a está contraindicado en pacientes embarazadas, en trastornos depresivos graves y/o ideación suicida y en epilépticos con historia de crisis convulsivas que no se controlan en forma adecuada con el tratamiento.

Precauciones generales: Se debe informar a los pacientes de los acontecimientos adversos más frecuentes asociados a la administración de interferón beta-1a, incluyendo los síntomas del síndrome pseudogripal. Estos síntomas tienden a ser más intensos al comenzar el tratamiento, para disminuir en frecuencia y gravedad con el tratamiento continuado. Los interferones deben emplearse con precaución o evitarse por completo en pacientes con depresión o trastornos psiquiátricos, epilepsia u otras enfermedades del SNC, insuficiencia hepática o renal, trastornos cardiacos, depresión de la medula ósea, insuficiencia tiroidea mal controlada, neumopatía, diabetes mellitus, enfermedades autoinmunitarias, trastornos de la coagulación o antecedentes de estas afecciones. Deben realizarse recuentos sanguíneos en pacientes con riesgo elevado de depresión de medula ósea. Se recomienda valorar la función cardiaca antes de iniciar el tratamiento. Los pacientes tratados con interferón que experimenten alteraciones visuales deben ser sometidos a un examen oftalmológico. Se recomienda realizar un examen ocular antes del inicio del tratamiento y exámenes oftálmicos de forma periódica a los pacientes con predisposición a la retinopatía, así como a los que padezcan diabetes mellitus o hipertensión. Hay que controlar la función hepática y renal durante el tratamiento con interferón. El interferón afecta la capacidad para conducir o manejar maquinaria.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: El interferón beta a dosis elevadas es fetotóxico y abortivo en primates, por lo cual debe evitarse durante el embarazo. Las mujeres en edad reproductiva deben utilizar métodos anticonceptivos adecuados durante el tratamiento con interferón beta-1a. Se desconoce si el interferón beta-1a se excreta en la leche materna. Debido a su potencial de reacciones adversas serias en niños lactantes, se debe discontinuar la lactancia o el interferón beta-1a.

No se han establecido la seguridad, ni la eficacia en pacientes menores de 18 años de edad, ni en mayores de 65 años de edad.

Reacciones secundarias y adversas: Los interferones producen síntomas de tipo gripal; como fiebre, escalofríos, fatiga, cefalea, malestar, mialgias y artralgias. Estos síntomas tienden a ser dosis-dependientes y aparecen con mayor frecuencia al inicio del tratamiento. Otros efectos adversos son náuseas, vómitos, diarrea, anorexia con pérdida de peso, depresión de la médula ósea, alopecia, exantema, alteración del sentido del gusto y raras veces epistaxis, tos y faringitis. Puede haber signos de alteración de la función hepática y se han registrado casos de hepatitis. También se han producido insuficiencia renal y síndrome nefrótico. Son raras las descripciones de reacciones de hipersensibilidad, como anafilaxia y broncospasmos. Los efectos cardiovasculares son hipotensión o hipertensión, arritmias, infarto de miocardio e ictus. Dosis elevadas pueden producir alteraciones electrolíticas, entre ellas disminución de la concentración de calcio. Se han descrito hiperglucemia e insuficiencia tiroidea, así como edema pulmonar y neumonía. También se han descrito alteraciones del EEG y síntomas neurológicos como ataxia, parestesias, somnolencia, mareo, confusión y rara vez convulsiones y coma. En ocasiones se observan casos graves de depresión, ansiedad, despersonalización o inestabilidad emocional. Pueden producirse alteraciones visuales y raramente retinopatía isquémica. Se han descrito irregularidades del ciclo menstrual. Es posible que la inyección subcutánea cause una reacción en el lugar de la inyección; la reacción se ha descrito con frecuencia con el interferón beta, que puede producir reacciones graves, como necrosis local. Efectos sobre el oído:Se ha descrito perdida de la audición neurosensorial y acufenos en pacientes tratados con interferón beta, la cual remitió al suspender el tratamiento. Efectos sobre la piel:Se describieron lesiones cutáneas graves con necrosis en el lugar de inyección en un paciente que recibía interferón beta-1b recombinante. Efectos sobre el riñón:Se ha producido síndrome nefrótico después de la administración de interferón beta. Efectos sobre el hígado:Se ha descrito hepatotoxicidad, algunas veces grave y rara vez mortal, al administrar interferón beta-1a, a pacientes con esclerosis múltiple. Efectos sobre el sistema cardiovascular:Un paciente desarrolló un síndrome de Raynaud grave durante el tratamiento con interferón beta, los síntomas remitieron al suspender el tratamiento. Enfermedades autoinmunitarias: Se ha descrito un lupus eritematoso cutáneo en un paciente, tras la administración de interferón beta.

Interacciones medicamentosas y de otro género: Las interacciones del interferón no se han evaluado por completo, pero se sabe que inhiben el metabolismo oxidativo hepático llevado a cabo a través de las enzimas del citocromo P450, de modo que deben extremarse las precauciones durante la administración simultanea de los fármacos metabolizados por esta vía. También hay que tener cuidado con los fármacos capaces de intensificar los efectos del interferón, como los que tienen actividad mielodepresora. Se requiere el monitoreo apropiado de los pacientes, cuando el interferón beta-1a se administra conjuntamente con agentes inmunosupresores. Debe tenerse precaución con antiepilépticos y algunas clases de antidepresivos.

Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Además de las pruebas de laboratorio que normalmente son requeridas para el monitoreo de los pacientes con esclerosis múltiple durante la administración de interferón beta-1a se recomienda practicar Biometría hematica (leucocitos, plaquetas), química sanguínea y pruebas funcionales hepáticas. Se sabe que con el uso de interferones existen anormalidades en las pruebas de laboratorio de manera dosis-dependiente. Los pacientes con mielosupresión requieren de vigilancia mas estrecha (Biometría hematica completa con cuenta diferencial y plaquetas).

Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: No hay datos disponibles sobre carcinogenicidad del interferón beta-1a en animales ni en humanos; asimismo interferón beta-1a, no resultó mutagénico en la prueba bacteriana de Ames ni en el ensayo citogénico in vitrocon linfocitos humanos en presencia y ausencia de activación metabólica; ensayos que son diseñados para detectar agentes que interactúan directamente y causan daño al DNA celular. El interferón beta-1a es una proteína glucosilada que no se une directamente al DNA. No se han realizados estudios para evaluar los efectos del interferón beta-1a sobre la fertilidad en mujeres normales ni en las que padecen esclerosis múltiple; se desconoce si el interferón beta-1a puede afectar la capacidad reproductora humana. En monas dosis 100 veces mayores a las recomendadas para el ser humano en función del área de superficie corporal han provocado irregularidades menstruales anovulación y reducción de los niveles séricos de progesterona de manera transitoria al descontinuar el fármaco. El tratamiento de monas con interferón beta en dosis dos veces mayores de la dosis semanal para el humano (con base en la comparación por área de superficie corporal) no tuvo efectos sobre la duración del ciclo menstrual ni sobre la ovulación. En los estudios controlados hasta 6% de las pacientes que recibieron placebo y 5% de las que recibieron interferón beta-1a presentaron trastornos menstruales; en caso de que éstos se presenten se desconoce qué tanto persisten al continuar el tratamiento.

Dosis y vía de administración: La dosis recomendada de interferón beta-1a es de 44 mcg, administrados tres veces por semana por inyección subcutánea. La dosis de 22 mcg, administrados también tres veces por semana por inyección subcutánea, se recomienda para los pacientes que pueden tolerar la dosis mas alta, a juicio del especialista que los trata. El tratamiento debe instaurarse bajo la supervisión de un médico con experiencia en el tratamiento de la enfermedad. La presentación en jeringa prellenada se encuentra lista para utilizarse en aplicación subcutánea. Deberá evitar el inyectar constantemente en el mismo sitio.

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: No se dispone de información de sobredosificación o ingesta accidental.

Presentación(es): Caja con 1 jeringas prellenadas de 22 mcg (6´000 000 UI) / 0.5 ml en estuche individual e instructivo anexo. Caja con 1 jeringas prellenadas de 44 mcg (12´000 000 UI) / 0.5 ml en estuche individual e instructivo anexo.

Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese en refrigeración entre 2 y 8°C. No se congele.

Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. No se use después de la fecha de caducidad indicada. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. No se administre si el cierre ha sido violado. No se use en el embarazo, ni en la lactancia. No se administre si la solución no es transparente, si contiene partículas en suspensión o sedimentos.

Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Laboratorios PiSA, S.A. de C.V. Calle 7 No. 1308, Zona Industrial. 44940 Guadalajara, Jal., México.

Número de registro del medicamento: 226M2007 SSA IV.

Clave de IPPA: HEAR 07330022580011/R2007.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con NEURAUXA .

3